INICIO
FUNDAMENTOS
CIENTÍFICOS
CASOS DE ÉXITO
PROGRAMAS
PEDAGÓGICOS
PLANES
DE ESTUDIO
CULTURA
PUBLICACIONES
ARTE Y
EDUCARTE
ESCUELAS
CLAVE DE SOL
UNIVERSIDAD
CREATIVA DE
LAS ARTES
ECOALDEA DE
LAS ARTES
ANTECEDENTES
APOYO A
DOCENTES
UBICACIÓN
CONTACTO
AUDIOVISUAL
   
   
  + Generales  
  + Particulares  
     
     
     
   

El proceso educativo se viene perfeccionando durante siglos, aunque sólo en los últimos 100 años se han hecho avances significativos. La llegada de la imagen a principios del siglo XX y su posterior ascenso mediante el color a mediados del mismo siglo, representó un avance enorme en cuanto a clarificar la comunicación y dotarla de realismo.

Posteriormente llegaron los medios de comunicación de masas con sus aportes y condicionamientos, con ellos las escuelas se vistieron de aventuras semi-vivenciales, donde se puede ver la geografía, revivir la historia, interactuar con temas de aprendizaje, e incluso aprender jugando. Más adelante se mejoraron los planes y empezó a asomar la cabeza el fantasma de la intelectualización desmedida. Se empezaron a comprender los estragos que produce el privilegiar la memorización de datos y lectura, sobre otras formas de enseñanza.

A la luz de los aciertos, se incrementó la cultura general y tratando de corregir los desaciertos, cobraron vida dos corrientes educativas encomiables, que trataban de no perderse en el laberinto de la superabundancia de datos del saber. La red de colegios Montessori y Waldorf apuntaron más hacia la metodología de comprensión, de experimentación y el rescate del área cálida emocional para el alumno.

En Estados Unidos se investigó el uso de ciertos colores particulares por materias en clase, en México y en otros lugares se hicieron esfuerzos tímidos hacia una arquitectura escolar que invita mucho a la luz natural, materiales orgánicos y formas redondeadas para las aulas. Todo ello representó pequeñas mejoras medio ambientales. Parecía que se estaba alcanzando el cenit de la educación. La era de hierro del intelecto con su naturaleza dispersa, intolerante y caprichosa.

Estos últimos avances, aunque significativos, no lograban frenar un deterioro creciente en la educación que tomó su punto de partida manifiesto en la revolución estudiantil en Mayo de 1968 en Francia. Aunque estos acontecimientos tuvieron fundamentación de protesta estudiantil política, marcaron el inicio de la llegada del inconformismo en las clases.

La llegada de la dispersión como elemento que merma el rendimiento escolar; la llegada de la violencia en los recreos y clases incluidas, como elemento que mostraba la presencia de energías nuevas que alteraban el ambiente necesario para aprender; la influencia de los medios de comunicación trajeron a las clases temáticas no adecuadas en la mente de cada alumno, que despertaban mayor interés en ellos que los temas escolares.

Afortunadamente se descubrieron las inteligencias múltiples. Todas ellas y sobretodo la inteligencia emocional fueron recibidas por la sociedad con mucho éxito y sus primeros libros fueron grandes éxitos de venta.

No sólo era algo nuevo sino que era algo necesario. Rápidamente los autores se dieron cuenta del valor que tal novedad tenía para la educación. Se hicieron varios intentos encomiables de utilizar esas inteligencias con diferentes métodos con resultados moderados. Su aplicación requería de habilidades especiales por parte de los maestros y desde luego una inversión en materiales para los colegios además de utilizar bastante tiempo escolar.

Posteriormente el siglo XXI nos trajo la solución. Con la comprensión de la pintura se alcanzó a entender la exposición sobre inteligencias múltiples expresada por la más alta de las inteligencias: La Inteligencia Espiritual o Inspirada.

Finalmente se observó que el arte no estaba de acuerdo con la segmentación de inteligencias hasta ahora acuñadas: tres, o seis, u ocho. El arte expresa que las fuentes de inteligencia en el ser humano son ocho estructuradas en siete más una, de las cuales el colegio puede fácilmente hacer operativas a cinco de ellas. Cuando por fin se descubrió que cada una de ellas utilizaba un lenguaje diferente para expresarse como inteligencia, se dio con la llave rápida y directa de su estimulación en los colegios, era a finales del año dos mil dos. Una nueva era empezaba para la educación; poder disponer de todas las inteligencias ocultas, a voluntad.