INICIO
FUNDAMENTOS
CIENTÍFICOS
CASOS DE ÉXITO
PROGRAMAS
PEDAGÓGICOS
PLANES
DE ESTUDIO
CULTURA
PUBLICACIONES
ARTE Y
EDUCARTE
ESCUELAS
CLAVE DE SOL
UNIVERSIDAD
CREATIVA DE
LAS ARTES
ECOALDEA DE
LAS ARTES
ANTECEDENTES
APOYO A
DOCENTES
UBICACIÓN
CONTACTO
AUDIOVISUAL
   
 
  + Las Promesas del Arte  
  + Fundametos Pedagógicos para una Nueva Educacion  
  + La Inteligencia dentro del Arte  
  + La Octava Evolutiva  
  + Principios Educativos  
  + ¿Puede el Arte Salvar al Mundo?  
  + Acople Educativo a las Fases Evolutivas del Niño  
   

Unimos las artes y la ciencia al servicio de la educación. Sabemos que la primera obra de arte es el propio ser de cada persona y de cada alumno, con esa consciencia sabemos que EDUCAR no es llenar de datos, estamos convencidos de que EDUCAR ES EL ARTE DE CO-CREAR A UN SER HUMANO.

Utilizamos el sistema sensoperceptual creativo en el cual el alumno aprende con todo su cuerpo y con toda su Alma, es decir, con sus sentidos (vista, oído, gusto, tacto, olfato), con su psicomotricidad, creatividad, juego y todo ello con base en su afectividad. Ya que el niño antes que pensar, siente, percibe, intuye y crea. Es una página en blanco, sensible y receptiva, sus códigos de pensamiento y su relación consigo mismo y con su mundo están vírgenes.

Trabajamos con sus áreas inteligentes y sus etapas de desarrollo. Consideramos que todo alumno es auditivo, visual y kinestésico, en diferente proporción, por tanto detectar la característica predominante de cada uno es conocer cuál es su más fácil vía de acceso de información.

Sabemos que los niños necesitan pautas claras, límites claros, sencillos, firmes y a la vez amorosos, que los conduzcan a cimentar valores y principios como seres humanos completos (honor, lealtad, virtud, verdad, justicia, fuerza, valor, templanza, etc).

Distinguimos el “SER” del “HACER” y cuidamos la forma en que nos dirigimos a los alumnos, por ejemplo: en lugar de decir: ¡Que sucio eres!, ¡Que peleón!, ¡Que tonto, flojo, malo! Decimos: ¡No vale ensuciar!, ¡Sí vale limpiar!, ¡No vale golpear!, ¡Sí vale ser amigos de corazón!, ¡No vale distraerse, desobedecer, hacer berrinche!, ¡Sí vale poner atención, obedecer, estar feliz!.

                                              Nadie es culpable de sus errores, pero sí responsable.