INICIO
FUNDAMENTOS
CIENTÍFICOS
CASOS DE ÉXITO
PROGRAMAS
PEDAGÓGICOS
PLANES
DE ESTUDIO
CULTURA
PUBLICACIONES
ARTE Y
EDUCARTE
ESCUELAS
CLAVE DE SOL
UNIVERSIDAD
CREATIVA DE
LAS ARTES
ECOALDEA DE
LAS ARTES
ANTECEDENTES
APOYO A
DOCENTES
UBICACIÓN
CONTACTO
AUDIOVISUAL
   
 
  + Las Promesas del Arte  
  + Fundametos Pedagógicos para una Nueva Educacion  
  + La Inteligencia dentro del Arte  
  + La Octava Evolutiva  
  + Principios Educativos  
  + ¿Puede el Arte Salvar al Mundo?  
  + Acople Educativo a las Fases Evolutivas del Niño  
   

El arte nos está esperando. Algunas obras llevan pacientemente esperando cientos de años.

Hay esculturas romanas y griegas que nos tienden la mano amiga desde hace más de dos mil años. La pintura nos la tiende desde hace 1500 años y la gran Música desde hace 1000 años, época en que se inició el Gregoriano. Sin embargo, el ser humano sigue reacio a tomar esa mano dulce y paciente. ¿Por qué? es muy sencillo, no conoce la razón de ser, no conoce las grandes promesas del arte.

El arte le dice al hombre: COMPRÉNDEME, que es el mejor camino para conocerte y comprenderte a tí mismo. Pero el individuo común no ha sabido captar este mensaje durante siglos. En esta comprensión, el ser humano se realizará con enorme belleza interior. Alcanzará la belleza sin forma, la que irradia desde dentro, la que no empalidece con el transcurrir del tiempo y la que supera la vejez del cuerpo.

Este modelo se toma en serio el arte, no desde la búsqueda de la erudición, ni desde la búsqueda de la originalidad o nuevas formas de expresión, sino desde el intento sincero, paciente y metódico de comprenderlo e integrarlo para inaugurar la nueva era del arte. Aquella en la que los hombres y las mujeres sensibles, basándose en el hermosísimo legado artístico de la humanidad, realizarán la más bella obra de arte que jamás hicieran: educar y alcanzar la más noble condición humana, re-esculpirán su propio cuerpo, puliendo todas sus aristas cortantes, pintarán colores radiantes en su alma, con destellos de luz en la mirada, y tensarán las cuerdas musicales de su Espíritu, con armoniosa sabiduría. La sociedad se empezará a poblar de amorosas obras  de arte vivientes: los hombres y mujeres nuevos.